Otro fin de semana de conflictos

20-06-2011

 

Durante el fin de semana no se logró alcanzar ningún acuerdo respecto a la situación de la deuda griega. Alemania y otros países continúan debatiendo la cantidad de dinero que Grecia podría recibir antes de que el gobierno griego implemente las necesarias medidas de austeridad. Además, el público griego sigue aumentando las protestas callejeras y las huelgas, con el fin de demostrar su descontento. La situación política en Grecia también se encuentra en estado de fluctuación y es cuestionable si la actual dirección cuenta con el apoyo suficiente para aprobar nuevos mandatos relativos a las medidas de austeridad. Si bien el pasado viernes el EURO ganó terreno en relación al DOLAR, a lo largo del fin de semana se evidenció que aún persisten varios trastornos en torno a la divisa única. Algunos analistas afirman que una futura reestructuración de la deuda griega ya influye en la evolución del EURO, pero son los efectos que podrían llegar de Portugal, Irlanda, y algunos otros países los que podrían cambiar las reglas de juego para los bancos europeos y los gobiernos y, por lo tanto, para la divisa única.

Hoy no se publicarán noticias económicas significativas, por lo que los inversores se mantendrán fijos en el par EURUSD a través de las noticias procedentes de Europa con respecto a la crisis por la deuda. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el próximo miércoles el FOMC dará a conocer la decisión respecto de su política monetaria, la cual sin duda afectará al mercado a nivel internacional. La combinación de un bache económico de debilidad para Norteamérica y los continuos problemas procedentes de Europa, probablemente incremente el grado de volatilidad en los mercados de divisas, commodities y valores a lo largo de toda la semana. Previo al comienzo del fin de semana en los Estados Unidos se dio a conocer la lectura preliminar del Sentimiento del Consumidor elaborado por la Universidad de Michigan y resultó negativo, con una lectura de 71.8 frente a la estimación de 74.2. Wall Street respondió con una jornada mediocre. En este sentido, los principales índices alcanzaron su séptima semana de cierre en baja.

La LIBRA básicamente se mantuvo dentro de un terreno preestablecido el pasado viernes, incluso después de que el EURO ganara terreno frente al DOLAR. Posiblemente, esto deje en evidencia que los inversores creían que el verdadero valor del EURO se encontraba demasiado bajo frente a la divisa estadounidense a comienzos de la jornada. Así, con la continúa saga de noticias europeas, será más que interesante seguir con especial atención la evolución de la LIBRA. Cabe mencionar que el EURO ya enfrentó cierto grado de volatilidad con la apertura de los mercados asiáticos, pero la divisa británica no perdió valor en la misma proporción. Existe un elemento de divergencia en el mercado y la divisa británica podría llegar a ser juzgada por si misma, al menos hasta que el EURO encuentra cierto grado de estabilidad. Mañana en el Reino Unido se dará a conocer el CBI Industrial Order Expectations y el jueves se publicarán las cifras de la inflación y de las hipotecas. Al igual que sus pares, el Reino Unido enfrenta obstáculos críticos respecto a su situación económica y la diferencia que puede llegar a surgir a largo plazo se relaciona con el hecho de que la LIBRA no tiene tanta exposición ante la crisis europea, como otros países del continente.

A lo largo de las últimas dos jornadas comerciales el oro se encontró bien respaldado y, desde esta mañana, se estaba comerciando en torno a los 1535.00 dólares la onza. El comercio en los refugios seguros está muy en boga para varios participantes y no se puede analizar al metal precioso con el mismo análisis que otros commodities, especialmente en este tipo de ambiente. Hay un cierto grado de especulación alrededor del oro, pero en tiempos de incertidumbre los inversores tienden a buscar su conservación. Por su parte, el DOLAR AUSTRALIANO demostró que puede verse afectado por cuestiones relativas a las perspectivas mundiales. En este sentido, la divisa se comerció en baja, luego de haber mejorado previo al comienzo del fin de semana. Así pues, si bien el oro es importante en términos de valor subyacente para el DOLAR AUSTRALIANO, no es el único factor. El petróleo y los granos vienen estando bajo presión desde hace un tiempo y, de hecho, no se anticipan cambios en la tendencia.

El YEN volvió a ganar terreno con respecto al DOLAR, incluso cuando las noticias procedentes de Japón siguen siendo desalentadoras, sobre todo las relacionadas con las perspectivas económicas. Además, cabe mencionar que las secuelas del tsunami siguen siendo nefastas. Los inversores asiáticos tendieron a utilizar al YEN como una divisa con estatus de refugio seguro, tendencia que, seguramente, se mantendrá del mismo modo.