La situación de la economía norteamericana preocupa a los inversores

02-06-2011

 

Los datos económicos que se dieron a conocer el día miércoles en los Estados Unidos volvieron a resultar negativos, lo que impulsó de inmediato una nueva ola de comercio en torno a los denominados refugios seguros. Wall Street reacción ante la lectura negativa del ADM Non Employment Change y del ISM Manufacturing  PMI con fuertes pérdidas. Sin embargo, el DOLAR ganó terreno en relación al EURO hacia el cierre de la jornada, situando al par de manera sólida entre los valores medios de su rango, dado que los inversores siguen evaluando el desempeño de ambas divisas. Para hoy está programada la publicación del Unemployment Claims semanal y mañana se darán a conocer las cifras oficiales del desempleo, de la mano del Non Farm Employment Change.

Los alarmantes resultados de los datos publicados recientemente en Norteamérica catapultaron la idea de que la economía mundial está al borde de otra crisis. En este sentido, Europa tampoco ayudó precisamente al sentimiento de riesgo, dado que la saga de noticias respecto de la deuda griega continúa. Mientras los funcionarios sostienen que Grecia recibirá un paquete de ayuda financiero a finales de junio, todavía no están claras qué medidas deberá tomar el gobierno griego respecto de la austeridad. Y, si bien se puede encontrar una solución a corto plazo para las obligaciones de Grecia, esto no necesariamente significa que se resolverán realmente todos los problemas.

Ahora son los propios inversores quienes deben equilibrar los riesgos en varios niveles. Así, anoche comenzó una vez más, un vuelo hacia la calidad. Europa, el Reino Unido y los Estados Unidos compartieron una situación similar el mes pasado en lo que respecta a los resultados negativos de los datos económicos. El mercado de valores a nivel internacional operó, en efecto, con perspectivas sumamente frágiles. El precio de los commodities, que saltó violentamente durante meses, de repente evidenció resultados inestables. En este sentido, el oro se comerció en torno a los 1540.00 dólares la onza, muy cerca del extremo máximo de su rango, respondiendo además de al temor por la inflación, a un subproducto de la búsqueda de los refugios seguros. Para hoy se espera que los mercados operen con precaución, mientras se esperan los datos oficiales del desempleo estadounidense, los cuales recién se conocerán mañana.

Hoy no se darán a conocer noticias económicas significativas en Europa. Además, cabe señalar que varios países permanecerán con sus mercados cerrados a causa de la celebración de feriados. En el Reino Unido se publicará el Construction PMI y mañana se dará a conocer el Services PMI. Las cifras publicadas ayer respeto del Manufacturing PMI resultaron decepcionantes. Asimismo, el Mortgage Approval mostró una lectura inferior a la prevista y la LIBRA perdió terreno frente al DOLAR.

El FRANZO SUIZO siguió comportándose de manera activa, ganando terreno, dado que los inversores salieron en búsqueda de refugios seguros. Si bien los inversores siguen depositando su fe en la divisa suiza, es necesario tener en cuenta que el gobierno suizo no está del todo entusiasmado con el fortalecimiento del FRANCO. Por más que la economía suiza se base en los servicios financieros, también es una economía de exportación y, justamente por esto surgen las preocupaciones. Habiendo dicho esto, el FRANCO SUIZO encontró un fuerte respaldo por parte de los inversores que están buscando una divisa estable y relativamente calma con la cual operar, al menos por el momento.

El DOLAR AUSTRALIANO perdió algo de valor durante la jornada de ayer. El PBI australiano le dio a los inversores una razón para detenerse y contemplar la idea de que no todo funciona a la perfección en la economía del país. En este sentido, es probable que la divisa australiana se comercie en rango hasta que se conozca la decisión del Banco Central respecto de la política económica, recién la próxima semana. Asimismo, se espera que el DOLAR AUSTRALIANO encuentre algo de impulso procedente del exterior, dado que el comercio adverso al riesgo está siendo evaluado a nivel mundial.

Finalmente, el YEN se comerció cerca del extremo máximo de su rango debido a la crisis que está atravesando el gobierno nipón y a los continuos resultados negativos que se conocen en la economía. El YEN es un clásico ejemplo de una divisa que vio sus expectativas mitigadas. A corto plazo, la divisa nipona parece destinada a comerciarse cerca del extremo máximo de su rango, mientras que a largo plazo debería perder valor a fin de impulsar a su economía. El tema es que los problemas económicos de Japón son tan excesivos que la gestión de los desafíos se torna una batalla constante.