El juego de la culpa

23-11-2011

 

En Estados Unidos, el día martes se dieron a conocer las cifras preliminares del PBI con una lectura de 2.0%, inferior a la estimación de 2.4%. Wall Street se redujo rápidamente y las malas noticias procedentes de Europa, combinadas con la saga norteamericana, afectaron negativamente las expectativas de comercio. El EURO, que se está comerciando en rango, comenzó a experimentar fuertes presiones y finalizó la jornada cerca del extremo mínimo de su valor, al igual que la LIBRA y el DOLAR AUSTRALIANO. El mercado a nivel internacional se está viendo afectado por las liquidaciones de los activos más riesgosos, dada la búsqueda de refugios seguros. Y los últimos refugios seguros, al menos en el corto plazo, son el DOLAR y algunos muy selectos mercados de bonos.

Para hoy está programada la publicación del Core Durable Goods Orders y del Unemployment Claims semanal. Mañana se celebrará el Día de Acción de Gracias, por lo que se espera que desde hoy comience a disminuir el volumen de comercio. El mercado estadounidense estará cerrado mañana, pero reabrirá sus puertas el día viernes, aunque no se prevé una cantidad significativa de participantes. En este sentido, es lógico preguntarse quién querrá mantener su posición por los próximos 4 días, dada la crisis económica y los rumores que circulan a nivel mundial. Así pues, hoy estará muy en boga el comercio a corto plazo y los rangos y niveles de soporte psicológicos deberán enfrentar varias pruebas. A lo largo de las últimas 2 semanas el DOLAR se comerció de manera positiva, dado que el mercado europeo dio varios traspiés, especialmente en Italia, España y Francia. Cabe señalar que los inversores tienden a buscar el equilibrio y, posiblemente se estén preguntando si y cuándo la Unión Europea brindará palabras de confianza. Pero, desafortunadamente, lo que se está viendo en la UE es cómo los diferentes funcionarios se apuntan con el dedo unos a otros, en medio de lo que parecería ser un "juego de culpas".

Desde esta mañana el oro se está comerciando en torno a los 1706.00 dólares la onza, alejándose del mínimo evidenciado ayer, ayudado por las dudas que giran en torno a las perspectivas económicas de Europa, Estados Unidos y China. El metal precioso se estuvo comerciando en baja como respuesta al fortalecimiento del DOLAR, pero algunos inversores más cínicos, pueden estar sentando las bases para compra oro en el largo plazo. Por otra parte, el petróleo y otros recursos físicos enfrentaron varias dificultades en lo que va de la semana y no se esperan cambios para la jornada de hoy.

El YEN se comerció dentro de un rango estrecho, dada la especulación de que los inversores están tomando posiciones de compra con la mirada puesta en el Banco de Japón, que como es sabido, aboga en contra de una divisa fuerte. En este sentido, hay que tener paciencia para comerciar con el rango consolidado de la divisa nipona, aunque sí ofrece algunos movimientos para quienes se animen a aprovechar estos rangos.

Hoy será la última jornada de comercio con el volumen habitual de operaciones, dado que mañana el mercado norteamericano permanecerá cerrado y, por este motivo, se espera un aumento de la volatilidad a nivel internacional.